Buscador de Recambios

CADENAS DE NIEVE

Cadenas de nieve para tu coche. Cadenas de nieve textiles o metálicas| Veramauto S.L.

CADENAS DE NIEVE

Las cadenas de nieve son un accesorio que no puede faltar. Garantizar un fuerte agarre del neumático en condiciones de hielo y nieve es vital para la seguridad del conductor y los pasajeros. Nunca se sabe en qué condiciones podemos encontrar las carreteras, por lo que este aspecto no debe pasarse por alto.

Pese a que existen neumáticos de invierno, las cadenas de nieve siguen siendo necesarias para incrementar la tracción de nuestro vehículo. Sobre todo si conducimos coches que no cuentan con tracción total. En Veramauto trabajamos con cadenas de nieve metálicas y textiles para tu vehículo.

¿Qué tipo de cadenas de nieve escojo para mi coche?

Lo primero que debemos tener en cuenta son las dimensiones de los neumáticos y llantas además del tipo de tracción de nuestro vehículo. Las cadenas de nieve se montan en las ruedas motrices, de ahí que estas consideraciones son relevantes. Os contamos a continuación ventajas e inconvenientes de dos tipos de cadenas de nieve: metálicas y textiles.

Cadenas de nieve metálicas

Es el tipo de cadena más empleado por conductores. Su funcionamiento es bastante sencillo: los tensores de la cadena se montan rodeando la banda de rodadura del neumático, lo que potencia el agarre. En Veramauto, comercializamos cadenas de nieve con eslabones de hierro entrelazados formando rombos.

Entre sus ventajas, destacamos su elevada resistencia y durabilidad, su precio – que es inferior a los textiles – y su mayor adaptabilidad a las curvas y frenadas del vehículo. Como inconvenientes, cabe mencionar la dificultad de montaje y la incomodidad que presenta a la hora de conducir por el ruido y las vibraciones.

Cadenas de nieve textiles

Las cadenas de nieve textiles, de lona o “piel de foca” incrementan el agarre del neumático gracias a la adherencia que ofrece el material sobre el pavimento cuando éste se encuentra humedecido.

Presenta grandes ventajas, entre ellas, la facilidad para su montaje pues no requiere demasiados conocimientos. El material con que se fabrica facilita tanto su almacenaje como la conducción. Asimismo, su mantenimiento es menos costoso porque se facilitan las labores de limpieza y secado.

Su principal inconveniente es que proporcionan menos adherencia y provocan una mayor distancia de frenado respecto a las cadenas metálicas. Muy importante secar bien las cadenas textiles después de su uso antes de volver a guardarlas en su estuche.